Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Love Hina’

La historia de Tarō Urashima se lleva contando desde hace mucho tiempo en Japón, al menos desde el siglo octavo. Libros tan antiguos como el Nihon Shoki, el poemario Man’yōshu y la colección Tango no Kuni Fudoki ya hacen mención del personaje, aunque con el nombre de Urashimako. La transformación de Urashimako a Urashima Tarō refleja el cambio en las costumbres de los nombres japoneses: el sufijo –ko se usaba tanto para niños como para niñas, pero en la época medieval empezó a designar exclusivamente a las segundas. Así pues, se decidió cambiar el nombre a Tarō para evitar confusiones.

Cuenta la historia que un día, un pescador llamado Tarō Urashima paseaba por la playa cuando vio a un grupo de niños torturando a una pequeña tortuga. Tarō les reprendió y devolvió al agua al agradecido reptil, que se fue nadando enseguida. Al día siguiente, una tortuga gigante se acercó a él y le dijo que la tortuguita a la que había salvado era la hija del emperador del mar, quien quería darle las gracias en persona. La tortuga llevó a Tarō al fondo marino hasta el Palacio del Dios Dragón, donde se encontró con el imponente emperador y con su hija Otohime. Se quedó allí durante varios días, celebrando una fiesta como jamás había visto, pero pronto quiso volver a casa para cuidar de su anciana madre, así que pidió permiso para regresar a tierra firme.

La princesa lamentó oír que se marchaba, pero le deseó buena suerte en la vida y le dio una caja misteriosa que le protegería de todo mal, aunque no debía abrirla. Tarō cogió la caja, se montó en la tortuga y volvió a la playa. Cuando llegó, todo había cambiado: su casa no estaba, su madre había desaparecido y la gente que encontraba le era totalmente desconocida. No era de extrañar, en realidad habían pasado 300 años desde su partida al fondo del mar. Triste por este descubrimiento, abrió la caja que la princesa le había dado y de ella salió una nube de humo blanco. De pronto, Tarō envejeció tomando el aspecto de un anciano de barba canosa. En la caja estaba el tiempo que no había pasado para él.

Read Full Post »

Ken Akamatsu nació el 5 de Julio de 1968 en la prefectura de Kanagawa. Suspendió dos veces la prueba de acceso a la Universidad de Tokio, así que en vez de estudiar la carrera de audiovisuales que quería acabó estudiando Literatura en la Universidad de Chuo. Al igual que muchos dibujantes, se hizo famoso por sus doushinjis en el Comiket bajo el pseudónimo de Awa Mizuno. Todavía en la universidad, Akamatsu consiguió ganar dos veces el premio de la Shōnen Magazine. Su historia Hito Natsu no Kids Game (“Un juego de niños para un verano”) ganó el codiciado 50th Shōnen Magazine Newcomer’s Award poco después de que se graduara.

Tras la buena acogida de su manga A.I. Love You en 1994, consiguió por fin un gran éxito con su nueva historia: Love Hina. El manga se serializó desde 1997 en la revista Shōnen Magazine y fue recopilado posteriormente en 14 tomos, de los cuales se han vendido alrededor de seis millones de copias en Japón. Además, dado el éxito de su obra, se han creado dos series de animación basadas en el manga, así como varios especiales. Ese mismo año, pero previamente a la publicación de Love Hina, dibujó también la historia Always my Santa. El autor, ahora casado con Kanon Akamatsu (antigua idol), terminó recientemente su último manga: Mahou Sensei Megima!, del que también se ha realizado una versión animada.

Pese a ser su obra más larga, no se lo ha pensado dos veces a la hora de realizar una versión alternativa de la historia, Negima!?, durante el tiempo en que se estuvo publicando el manga original. Así mismo, ha ayudado en la producción de las numerosas OVAs que adaptan su creación, incluyendo la versión de imagen real que se estrenó a finales de 2007. En noviembre de 2010, Akamatsu anunció la creación de un servicio llamado J-Comi, que proporciona lectura en línea de varios manga de forma totalmente gratuita sin restricción alguna: una web revolucionaria que crece poco a poco con la colaboración de distintos artistas que aportan sus obras para que todos puedan disfrutarlas, eso sí, en perfecto japonés.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: