Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Sekien Toriyama’

Siguiendo con nuestro afán por descubrir los numerosos monstruos y espectros de la mitología japonesa, hoy presentamos a cinco espectros que moran en la noche:

Ao-bozu

Se dice que en la época en la que el trigo aún no está maduro el monje azul aparece desde los campos y se lleva a los niños que va encontrando para comérselos. El artista Sekien Toriyama dibujó a este extraño monstruo como un ser desproporcionado y con un solo ojo, una apariencia que puede estar inspirada en otros demonios cíclopes, bastante abundantes en la mitología japonesa.

(más…)

Read Full Post »

Los inugami son un tipo de shikigami, espíritus sirvientes con forma de perro que llevan venganza o actúan como guardianes en beneficio de su amo. Los inugami son extremadamente poderosos y capaces de existir de manera independiente, así como de volverse en contra de su amo o incluso de poseer a humanos. Como en muchas culturas, en Japón el perro se considera un animal amigable que protege a su amo de las amenazas externas, aunque algunos pueblos como los ainu los ven como bestias peligrosas.

Se dice que para crear a uno de estos espíritus hay que enterrar a un perro hasta el cuello y colocar comida delante de él, la distancia justa para que no pueda alcanzarla. Después de unos días sufriendo la hambruna, se le corta la cabeza. Cuando el perro muere se convierte en un inugami y la comida cercana se convierte en una ofrenda para aplacar su hambre, aceptando así obediencia hacia su amo. Otra historia explica que una anciana quiso vengarse de una persona: enterró a su perro hasta el cuello y le dijo “Haz mi voluntad y te adoraré como un dios”. Entonces le cortó la cabeza y liberó su espíritu de inugami. El espectro cumplió sus órdenes, pero en consecuencia atormentó a la anciana el resto de su vida.

El cuerpo original del inugami se queda en su sitio cuando éste sigue los deseos de su dueño. El cuerpo enterrado va pudriéndose poco a poco, y si el inugami vuelve a por él y ya no es habitable, puede tomar el cuerpo de su amo, haciéndolo entonces más poderoso aún. Se dice que verse poseído por uno de estos espíritus cura las enfermedades, incluso las más peligrosas; sin embargo, la persona poseída se comporta a veces como un perro.

Representación de Sekien Toriyama

Read Full Post »

Siguiendo con nuestro afán por descubrir los numerosos monstruos y espectros de la mitología japonesa, hoy presentamos a cinco espíritus ligados con la naturaleza:

Kodama

Muchos los recordarán por su aparición en la película La princesa Mononoke. Fieles al significado de su nombre, los kodama son el espíritu de un árbol. No todos los árboles tienen un kodama viviendo en ellos, pero es común que muchos de los árboles de avanzada edad o gran altura cuenten con uno. Se dice que aquel que corte un árbol en el que viva un kodama traerá la calamidad a su pueblo. Por ello, es habitual atar cuerdas sagradas alrededor de sus troncos, para contener a los espíritus y protegerlos a su vez de posibles talas.

Aunque los kodama suelen ser invisibles al ojo humano, se dice que a veces se comportan de forma un poco traviesa y engañan a la gente imitando las voces humanas, creando ecos en el bosque. De hecho, la palabra “kodama” se puede traducir también con el significado de “eco”.

(más…)

Read Full Post »

Yuki-onna es un espíritu con forma de mujer muy bella y de pelo largo que aparece en la montaña durante las noches de nieve. Lleva un kimono blanco y se dice que a pesar de su belleza, sus ojos causan terror en aquellos que los miran. Flota por encima de la nieve sin dejar ningún tipo de huella y puede transformarse en nieve o niebla si se ve amenazada. Algunas leyendas dicen que aun teniendo esa apariencia tan hermosa y serena, es despiadada y disfruta matando a los viajeros incautos que encuentra en la montaña. Hasta el siglo dieciocho estuvo considerada como un ser maligno, pero ahora existen historias que la representan como un espíritu más humano, resaltando su naturaleza espectral y su belleza efímera.

En muchas historias, Yuki-onna se aparece ante viajeros que han quedado atrapados en la montaña durante tormentas de nieve y usa su aliento gélido para congelarlos por completo. Otras dicen que los hace perderse hasta que mueren de frío. El objetivo que la hace actuar así varía según la historia. A veces la razón es simplemente que le gusta ver cómo muere su víctima, pero también se dice que lo hace para robarles la sangre o el alma y ganar fuerza.

Sin embargo, en los cuentos más recientes Yuki-onna es más indulgente y deja vivir a sus víctimas por razones varias. En una leyenda bastante conocida, Yuki-onna deja libre a un joven por su belleza y su edad, pero le hace prometer que nunca le contará a nadie que la ha visto. Sin embargo, tiempo después le explica la historia a su mujer, que de pronto se transforma en Yuki-onna. Al principio se enfada porque ha roto su promesa, pero vuelve a perdonarle, esta vez porque le da pena el futuro de sus hijos. En otra historia similar, Yuki-onna se derrite cuando su marido descubre su verdadera naturaleza.

Imagen de Yuki-onna, por Sekien Toriyama

Read Full Post »

Según el folclore japonés, el bakeneko (literalmente, “gato fantasma”) es un gato con poderes sobrenaturales parecidos a los que poseen los kitsune o los tanuki. Un gato normal se puede convertir en bakeneko por varias razones: vivir más de trece años, pesar más de cuatro kilos o dejar que tenga una cola muy larga.

El bakeneko de Ranma 1/2 es uno de los más famosos

Los bakeneko suelen convivir en pequeñas comunidades a modo de clanes o familias. Los más peligrosos tienden a encantar las casas en las que habitan, donde a veces crean fuegos fatuos, amenazan a las personas en sus sueños y cambian a una forma humana para cometer fechorías. En algunas historias se afirma incluso que alguno ha llegado a devorar a la mujer de la casa para suplantarla. Cuando el bakeneko muere, su cuerpo puede haber llegado al metro y medio. Se dice que también supone cierto peligro dejarlo en una habitación junto a un recién fallecido, pues puede reanimar a los cadáveres saltando sobre ellos.

Si su poder es muy fuerte y su cola lo bastante larga, es posible que ésta se divida en dos y el gato se transforme en un nekomata. Como muchos bakeneko, los nekomata son gatos muy grandes, pueden medir al menos un metro y medio, y suelen caminar sobre sus patas traseras como si fueran personas. Se dice que pueden manipular a los muertos como si fueran marionetas y crear fuegos fatuos. A modo de precaución, los dueños de gatos les cortan a veces la cola cuando son pequeños, siguiendo la idea de que si la cola no puede partirse el gato no se transformará en nekomata.

Read Full Post »

Siempre que hablamos de mitología, os habréis fijado que ponemos alguna imagen con el pie «X por Sekien Toriyama». ¿Es éste algún antepasado del genial Akira Toriyama? No, no es el caso. Sin embargo, este hombre destacó también por su contribución al arte japonés. Sekien Toriyama (1712-1788) fue un artista del ukiyo-e, el arte de las litografías japonesas, conocido especialmente por su trabajo en la documentación de los distintos yōkai y seres sobrenaturales que existen.

Toriyama empezó su carrera como pintor de la escuela de Kano. En el año 1780 emprendió un cuidadoso estudio de los seres sobrenaturales japoneses, con el objetivo de crear el libro Hyakki Yakō: un completísimo compendio que detalla el aspecto, el comportamiento y los poderes de todos los yōkai conocidos en su época. El primer volumen apareció en 1781, bajo el título El desfile nocturno ilustrado de los cien demonios (Gazu Hyakki Yakō). A éste le siguieron tres volúmenes más: Cien demonios ilustrados del presente y el pasado (Konjaku Gazu Zoku Hyakki), Suplemento a los cien demonios del presente y del pasado (Konjaku Hyakki Shūi), y El bolso ilustrado de cientos de demonios al azar (Gazu Hyakki Tsurezurebukuro).

Su estudio de los yōkai fue clave en la comprensión general de éstos, una preocupación común en la época debido a la gran superstición que había alrededor de este tema. Ya fuera como artista o como estudioso, lo cierto es que se ganó un hueco en la historia de Japón, y a él debemos agradecerle la imagen de los yōkai tal como los conocemos hoy en día.

Read Full Post »

Las descripciones de los oni varían mucho entre ellas, pero en general se los representa como criaturas gigantes con cuernos y grandes colmillos. Aunque su piel puede ser de cualquier color, los más comunes son el rojo y el azul. Suelen llevar un garrote, llamado kanabo, y un taparrabos de piel de tigre. Se dice que la apariencia de los oni viene condicionada por una idea de China. Hace muchos siglos, la dirección noreste recibió el nombre de “kimon” (puerta demoníaca) y se consideró una dirección de desdicha por la que pasaban los malos espíritus. Basándose en la asignación de los doce animales del zodiaco a las direcciones existentes, la kimon pasó a llamarse “ushitora” (buey-tigre), y de ahí que los oni tengan cuernos y colmillos.

Algunas leyendas explican que los oni son subordinados del gran rey Enma, guardián del infierno, y que trabajan torturando las almas de los pecadores. Enma cuenta con dos ayudantes especiales, akaoni y aooni (literalmente, “oni rojo” y “oni azul”), que le asisten en sus tareas infernales. Pero aunque suelen pasar allí la mayor parte del tiempo, los demonios amenazan también a los humanos de este mundo, acechando en las montañas y en pequeños pueblos alejados de las urbes.

(más…)

Read Full Post »

Volviendo un poco al tema de la mitología, que lo tenemos un poco olvidado, hoy hablaremos de una de las criaturas más famosas en las leyendas niponas. Los tanuki han formado parte del folclore japonés desde tiempos ancestrales. Se dice que son traviesos y alegres, maestros del engaño y la metamorfosis, pero también algo ingenuos y despistados. A pesar de compartir muchos de sus poderes y habilidades, tienen cierta enemistad con los kitsune.

El típico tanuki de los bares

Se pueden encontrar estatuas de tanukis en el exterior de templos y restaurantes, sobre todo en los de ramen. Estas estatuas presentan ocho rasgos especiales que traen buena fortuna, creados seguramente para coincidir con el kanji de “hachi” (ocho, un número que representa lo divino) que se ve en la botella que llevan. Los ocho rasgos son: un sombrero para proteger de los problemas y el mal tiempo; ojos grandes para ver bien el entorno y ayudar a tomar buenas decisiones; una botella de sake que representa la virtud; una cola grande que proporciona tesón y fuerza hasta que se consigue el éxito; unos testículos gigantes que simbolizan la suerte con el dinero; una bolsa vacía que representa la confianza; una panza prominente que simboliza la calma para tomar decisiones; y una sonrisa amistosa.

(más…)

Read Full Post »

Estas criaturas son uno de los yōkai más conocidos en la mitología japonesa, y a veces se les adora como dioses sintoístas. En realidad, los practicantes budistas mantuvieron durante mucho tiempo que se trataba de demonios y portadores de guerra, pero esta imagen se fue suavizando hasta convertirlos en espíritus protectores (aunque todavía peligrosos) de bosques y montañas. Aunque su nombre viene de un demonio perruno de China (los tiangou), en Japón toman la forma de hombres pájaro. Los primeros tengu están representados con picos, pero ésta es una característica que ha terminado derivando en una gran nariz.

Esta dualidad entre propiedades de hombre y de pájaro ha resultado en la división de dos tipos distintos de tengu: los daitengu y los kotengu. Los daitengu tienen una forma más humana, con cara roja y la característica nariz larga. Tienen aspecto de ancianos venerables y son muy poderosos. Por otro lado, los kotengu, más conocidos como konoha-tengu o karasu-tengu, tienen aspecto de pájaro humanoide, normalmente un cuervo, y suelen actuar en grandes comunidades que protegen una cierta zona.

(más…)

Read Full Post »

“Kitsune” es la palabra japonesa para “zorro”. Estos animales suelen ser tema habitual en los cuentos orientales, que los presentan como seres muy inteligentes con habilidades mágicas, que crecen con la edad y la sabiduría. Además, entre estas habilidades se encuentra la de asumir una forma humana. Mientras que algunas historias hablan de kitsunes que usan sus poderes para engañar a otros (tal como ocurre en los cuentos occidentales), otras los presentan como guardianes fieles, amigos, amantes e incluso esposas. Por su poder e influencia, algunas personas les hacen ofrendas como si fueran deidades.

En el Japón antiguo, zorros y humanos vivían en proximidad. Esta relación dio lugar a diversas leyendas sobre las criaturas. Por ejemplo, los kitsune están ligados muy estrechamente al dios Inari, dios de la fertilidad y la agricultura, y le sirven como mensajeros. Los kitsune de Inari son blancos, un color de buen presagio: tienen el poder de alejar al mal y a veces sirven como espíritus guardianes.

(más…)

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: