Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Taku Iwasaki’

La guerra es un tema desagradable se mire por donde se mire. Quizás el cine y la televisión lo hayan frivolizado un poco con las producciones que salen de tanto en tanto, pero no por ello deja de ser un hecho horrible. Por eso sorprende encontrarse con series que retraten de forma tan clara las brutalidades de estos conflictos y las consecuencias que tienen en las personas que los sufren. Ima, Soko ni Iru Boku, subtitulado como Now and Then, Here and There, es un anime que destroza la inocencia de su protagonista y, seguramente, la de sus espectadores.

Mientras vuelve a casa, Shuzo avista a una persona en lo alto de una chimenea en la zona industrial donde antes solía jugar. El joven prueba a comunicarse con la chica en cuestión, Lala Ru, pero ésta se muestra silenciosa y poco expresiva. De pronto se produce una explosión y se detiene el tiempo: unos asaltantes aparecen de la nada y pretenden llevarse a su nueva amiga, así que Shu hace todo lo posible por detenerlos. Al final, acaba transportado a otro mundo intentando defender sin éxito a Lala Ru. Este nuevo planeta que se extiende ante él es un páramo hostil que no perdona a nadie, y allí tendrá que sobrevivir a las órdenes del infame dictador Hamdo. Poco espera el joven Shu que su periplo en el nuevo mundo será la lección más dura que jamás tenga que aprender en su vida.

Pese a la primera impresión que pueda producir la serie, de una historia ligerita típica de los títulos de acción juvenil, no hay que dejarse engañar. Pasado el primer episodio de introducción, nos encontramos con una sucesión de temas muy serios ligados con la guerra, que van desde la violencia hasta la explotación infantil, las violaciones o el genocidio, y las consecuencias que tienen estos hechos en las personas que los sufren. Lo cierto es que el anime pretende ser devastador, dejarnos una sensación de malestar, y eso lo consigue con creces. Sin embargo, su naturaleza cruel pretende dejarnos un mensaje que nos haga pensar en las barbaridades de la guerra, con unos personajes muy reales que por desgracia tendrán que vivir situaciones desesperadas. Ima, Soko ni Iru Boku, de 13 capítulos, está producida por AIC y se estrenó en octubre de 1999. Akitaro Daichi fue el encargado de la dirección, apoyado por el guion de Hideyuki Kurata, mientras que la banda sonora corrió a cargo del siempre genial Taku Iwasaki.

Read Full Post »

Gonzo es un estudio que no deja de confundirnos: tan pronto lanza un anime soberbio como nos disgusta con otro digno de olvidar. Y no se trata por falta de talento, está claro que cuando lo hacen bien, lo hace MUY bien. Ejemplo de ello es la película Origin: Spirits of the Past (Gin-iro no Kami no Agito), que pone de manifiesto su capacidad de hacer las cosas bien hechas, aunque sólo sea de vez en cuando. Recordado como una de las mejores animaciones de 2006, el film nos trae una aventura ecologista que, sin ser un gran referente, resulta lo bastante entretenida como para tenerla en cuenta.

Un experimento fallido con ADN de plantas ha cambiado el mundo para siempre. Después de arrasar la Luna, el poderoso ente vegetal resultante de la prueba llegó a la Tierra y destruyó la civilización humana. Los pocos supervivientes que quedaron luchan por seguir viviendo, mientras mantienen una frágil tregua con el bosque. Un día, un joven llamado Agito se topa con una unidad de criogenización en las profundidades del bosque, de donde despierta una chica del pasado. Habiendo dormido durante 300 años, la joven Toola se encuentra con un mundo tan distinto como extraño. A su vez, el reino vecino de Ragna sigue enfrascado en una cruenta guerra contra el bosque, y la aparición de Toola les sorprende muy gratamente, ya que se trata de la llave para activar el arma definitiva que su padre creó siglos atrás: un arma diseñada para destruir el bosque por completo y salvar a la humanidad. Cuando los guerreros de Ragna se llevan a la chica, Agito hace un pacto con el bosque para recibir su fuerza y poder rescatar a su amiga, a la vez que luchará por impedir que pongan en marcha la temible arma y destruyan el equilibrio entre humanos y vegetales.

Origin es una película muy atractiva visualmente. Producida por el estudio Gonzo, cuenta con la dirección de Keiichi Sugiyama y el guion de Umanosuke Iida. Por si fuera poco, Taku Iwasaki es el compositor encargado de la banda sonora, aportando otro motivo más para verla. Como hemos dicho, el film entra muy bien por los ojos, y es que muestra una variedad de fondos exquisita combinada con una animación excelente, de ésa que Gonzo sabe hacer pero raramente se esfuerza por conseguirlo. La historia, que recuerda bastante a los primeros trabajos de Ghibli, hace un esfuerzo por recordarnos que nuestra supervivencia depende de que logremos convivir con la vida que nos rodea, y que debemos ser más conscientes de los actos que puedan alterarla. Mentiríamos si dijéramos que es un icono de la animación moderna, pero es innegable que se trata de una de las mejores producciones del estudio y también una de las más agradables a la vista.

Read Full Post »

Aunque la música en los videojuegos es la que normalmente recibe más atención, las bandas sonoras de anime también han contado siempre con grandes compositores que las hicieran brillar. Taku Iwasaki, nuestro artista de hoy, es uno de ellos. Nació en Tokio en 1968 y se graduó en Bellas Artes y Música en la Universidad Nacional de Tokio. Sus composiciones ya prometían desde el mismo momento en que empezó a estudiar allí, y de hecho recibió un galardón por parte de la Sociedad Japonesa de Música Contemporánea pero ser uno de los alumnos más prometedores de su promoción.

Empezó su carrera con un proyecto sencillo, la banda sonora del videojuego Aerobiz (un simulador de administración de líneas aéreas), lanzado en 1992 por Koei. Al año siguiente participaría en Super Dog World, otro título de Konami para PC. No sería hasta 1995 cuando iniciaría su leyenda como compositor para anime, con la serie El irresponsable capitán Taylor. Después de componer para otros juegos, entre los que destaca especialmente su colaboración en el legendario título de lucha Soul Blade, Iwasaki volvió al campo de la animación con Ima, Soko ni Iru Boku y, más importante aún, Rurouni Kenshin: Tsuiokuhen, una banda sonora que lo marcaría como un compositor muy a tener en cuenta. Pronto empezaría a recibir encargos para animes de alto nivel, como R.O.D -Read or Die-, GetBackers, Witch Hunter Robin, Now and Then, Here and There o Black Cat, muchos de ellos recordados especialmente por el excelente trabajo musical que hizo.

Sin embargo, es probable que sus composiciones más importantes se encuentren en la segunda mitad de esta última década. Empezando por la banda sonora del juego Muv-Luv Alternative, Iwasaki da lo mejor de sí con las melodías de Oban Star Racers y 009-1, aunque sería 2007 el año que lo consagraría como uno de los mejores compositores que ha trabajado en la industria de la animación japonesa. Sorprendiendo a propios y extraños con un nivel de epicidad digno de la propia serie, Iwasaki se encargó de la totalidad de la banda sonora de Tengen Toppa Gurren-Lagann, creando temas tan memorables y conocidos como «Libera me» from hell o Omae no XXX de Ten wo Tsuke!. Desde entonces, no ha perdido un ápice de calidad. Nos ha sorprendido con su estupenda labor en Persona -trinity soul- y Katanagatari, y ha marcado bien su huella en otras series como Soul Eater, Kuroshitsuji o [C]: The Money of Soul and Possibility Control. Nosotros, al menos, no podemos esperar a escuchar sus próximos grandes éxitos.

Read Full Post »

Y bien, hoy se estrena por fin el primer capítulo del anime que ha dado pie a este especial, Persona 4: The Animation. Sin embargo, que nadie piense que ésta es la primera adaptación animada que se hace de la serie, pues nada más lejos de la realidad. Desde poco después del lanzamiento del primer juego se han creado diversos proyectos que bien reflejan la acogida de los fans hacia la oscura franquicia de Atlus.

El primero de ellos fue, cómo no, una OVA basada en la primera de las novelas. Titulada con el mismo nombre, Digital Devil Story: Megami Tensei, la historia cubre los acontecimientos de este libro, tal como explicamos en la entrada del martes. Apareció en 1987, y se la sigue recordando como uno de los animes más oscuros de la época. Un poco más tarde, en 1995, aparecería un nuevo dúo de OVA, esta vez con el nombre Shin Megami Tensei: Tōkyō Mokushiroku. Basada en el manga homónimo del que se inspira, la historia viene a ser una especie de remake expandido del anterior proyecto. Sin embargo, cuenta con muchos más guiños y detalles que hacen referencia a los nuevos Shin Megami Tensei, que ya habían aparecido para SNES y otras consolas.

(más…)

Read Full Post »

Ya hemos comentado mil veces la importancia que han cobrado las light novels en los últimos años y lo mucho que han influido en el mundo del anime. Tras el abrumador éxito de Bakemonogatari, el estudio White Fox decidió adaptar otra de las novelas de nuestro escritor favorito, conservando además varios elementos del original de forma muy acertada. Katanagatari es, pues, otro gran ejemplo de cómo estas adaptaciones han logrado introducirse de forma satisfactoria en el mercado de la animación.

Ambientada en medio de la era Edo, la historia nos cuenta las aventuras de Shichika Yasuri, un espadachín que lucha sin espada, y Togame, una estratega militar bastante atolondrada. Su misión es recuperar para el shogunato doce espadas forjadas por el legendario artesano Kiki Shikizaki, cada una con una peculiaridad única. Pero evidentemente, la cosa no es tan sencilla como buscarlas y cogerlas. Cada una de las espadas es propiedad de un guerrero que sabe dominarla a la perfección, por lo que deberán luchar contra ellos para poder recuperarlas. Aun así, la pareja protagonista no son los únicos que intentan hacerse con ellas, pues también tendrán que lidiar con los poderosos ninjas de Maniwa y se verán metidos en un complot mucho más oscuro de lo que pueda parecer a simple vista.

Dividida en doce episodios, Katanagatari no sólo adapta la serie de novelas de NisiOisiN, sino que también decide imitarla en su formato. Haciendo un guiño a la periodicidad de su publicación, la serie se emitió a razón de un capítulo por mes. Además, el diseño de los personajes está basado directamente en el original de take, el ilustrador de las novelas; una decisión que si bien no ha terminado de gustar a algunos aficionados, es necesaria para plasmar de forma correcta el mundo creado por el escritor. Pese a todo, este anime se ha ganado el respeto de muchos gracias a su animación fluida, la excelente banda sonora (cortesía del gran Taku Iwasaki) y una historia que sin ser la mejor del autor, termina siendo sorprendente y muy profunda.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: